Buscar este blog

viernes, 30 de enero de 2009

“Cum clavis” Documentos

Por donde empezar

Son muy pocos, por no decir ningunos, los grupos conservacionistas que tienen prácticas e ideas claras sobre la defensa y conservación de los ecosistemas vegetales existentes en este terruño en el que nos movemos. Vemos que muchos de nosotros, al igual que las distintas administraciones estamos contagiados por la fiebre repobladora instalada en la sociedad, alentada por el cambio climático y por las emisiones de CO2, y nos lanzamos al monte azada en mano para poner “árboles” sin mirar si lo que hacemos es o no correcto.

Es más, me atrevería a decir que ha calado el autoctonismo de la administración, y ha calado porque de grupos conservacionistas o ecologistas que fuimos en nuestros comienzos hemos pasado a ser ejecutores administrativos, que funcionamos a golpe de proyectos y talonarios, desempeñando el papel de meros educadores ambientales, lejos de la esencia que debe de tener un grupo de defensa ambiental. Hemos llegado a depender tanto de esos talonarios que ni tan siquiera nos atrevemos a enfrentarnos a esos poderes, temiendo nos retiren las cuatro migajas que nos reparten. Lo que en la práctica supone que no somos ningún peligro y que pueden llevar sus planes a feliz termino.

Esto no quiere decir que los grupos no seamos aliados naturales, lo somos, pero debemos de incidir en quitarnos el autoctonismo de encima y empezar a mirar hacia atrás, hacia nuestro comienzo en lo organizativo y hacia delante en lo ideológico y activismo. Cosa distinta es la administración, que hace oídos sordos a las demandas que se les plantea, segura de que no representamos ninguna amenaza, haciendo esta única y exclusivamente caso en contentar a las compañías de la producción, importándoles lo más mínimo el medio ambiente y el bienestar de sus gobernados. Con ella el enfrentamiento debería de ser directo. Pero para que podamos ejercer esa de presión es necesario acumular fuerzas y hablar un mismo lenguaje, y esto se debe de encontrar en esos aliados naturales y en la sociedad en general.

En la actualidad nadamos en contradicciones, por una parte tratamos de depender y por otra tenemos el concepto de que aunque somos buenos, el poder, aquellos a los que servimos, no nos hace caso, que son muy fuertes, que no tenemos nada que hacer, y nos lo creemos, nos derrotamos a nosotros mismos sin antes haber comenzado la batalla, y repetimos esa cantinela hasta agotarnos y agotar al los pocos ilusos que se nos acercan pensando que pueden hacer algo en defensa del medio natural, y así nos va, cuesta arriba y metidos en una espiral que no le vemos salida, y en ocasiones estamos tan a gusto en nuestro victimismo que tampoco la queremos. Es tal nuestro atontamiento que repetimos y hacemos siempre lo mismo y para INRI le largamos las culpas al ajeno, por no moverse, pero con este panorama antes descrito cualquiera se nos acerca.

Estamos muy equivocados, podemos y debemos, si quisiéramos, que no tengo muy claro que se quiera, es invertir esa situación, y si lo logramos hacer la situación actual se invertirá, lo que no sabemos, por lo que se ve, es por donde empezar.


Documento 1


Documento 2

Documento 3

Documento 4

Documento 5

¿Qué se pretende conseguir con los “Cum clavis”?

Esta pregunta se la han hecho varios/as arberos/as y aclararla nos permitirá ir a los encuentros con más perspectiva de futuro.

Son varios los objetivos que se pretenden conseguir con estos encuentros, y de muy sencilla aplicación. Personalmente considero que nuestras asociaciones siempre ha tenido algo que decir, y lo que hemos dicho ha sido escuchado, al menos dentro de este mundillo y más lentamente entre la población, a pesar de que llevamos ya mucho tiempo realizando un trabajo de educación bastante importante. Es difícil que sobre lo que exponemos se escuchen críticas razonables, y de echo las criticas que recibimos son las clásicas, y muy dañinas, que reciben el resto de grupos ecologistas, pero rebatirnos con argumentos hasta el presente no lo he visto, ni oído.

Ya he dicho en otras ocasiones que lo autóctono es una etapa del pasado, pues con la palabra autóctono se están cometiendo las mayores barrabasadas que hasta el momento hemos visto, se planta de todo en aquellos lugares que no le corresponden, pero como son “autóctonas”, pues lo justifican, y eso no es así, por lo que ahora es necesario ir más allá y dar la batalla en otro sentido, en la defensa integral de los bosques autóctono y la regeneración natural. Para empezar es necesario aclarar y definir que es un bosque y hablar todos un mismo lenguaje, más cuando por todos lados se está metiendo la idea de que un bosque es una zona arbolada, cosa que no es cierta, pero que con el cambio climático y el CO2 en ristra lo están aprovechando a tope para gastar miles de millones y crear un inmenso jardín botánico en nuestros montes.

Estoy convencido de que si nosotros definimos lo que es un bosque y lo que es un cultivo, el resto de grupos ecologistas lo abrazarían como suyo, con lo cual tendríamos un gran camino ganado, también estoy convencido de que si sentamos las bases de actuación, que plantar, que no tocar, etc., surtiría el mismo efecto.

Una vez claro entre nosotros todo esto, luego habría que trasladarlo al resto de la población y actuar en todos los frentes que se nos abran.

Llevamos dos años con estos tema y se pude decir, a pesar de la confusión que hay en nuestras filas, que hemos avanzado más que cuando empezamos en nuestros orígenes con la reivindicación de lo autóctono, no es una bravuconada, es cierto, muchos grupos se han unido al manifiesto primero que sacamos, a pesar de que lo hemos movido menos que a un huevo para hacer una tortilla, en Madrid hemos hecho daño con las movilizaciones de la Sierra, y alguna que otra prensa nos ha pedido algunos artículos, y hasta el momento no hemos tenido ataques furibundos. Estos llegarán cuando el dedo empiece a entrar en la llaga que abramos, por lo que en estos “Cum clavis” y en los que vengan hemos de salir fortalecidos y aclarados.

Creo que aunque sea el único, que no lo es, es un buen objetivo a razón.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada