Buscar este blog

viernes, 26 de septiembre de 2008

El alma de los árboles. Edición ampliada

Presentación del libro

El alma de los árboles. Edición ampliada

Miguel Herrero Uceda

Ilustrado con 40 acuarelas originales de Antonio José Herrero Uceda

Salón de Grados de la Facultad de Biología

Universidad Complutense de Madrid

Jueves, 2 de octubre a las 19:00

Intervendrán

Javier Sánchez, presidente de la Fundación más árboles

Rafael Serra, director de la revista Quercus

Pedro Cáceres, redactor de la sección de naturaleza del diario El mundo

Elisa Herrero, doctora en biología

Miguel Herrero, autor del libro

El alma de los árboles es un libro singular que nos habla de los árboles, de su historia natural, del hábitat de cada especie, de cómo han contribuido cada una a la vida de los seres humanos, cómo nos han ayudado a paliar nuestras enfermedades, a construir viviendas y utensilios; cómo, en definitiva, nos han acompañado durante nuestro largo camino sobre el planeta que compartimos con ellos. Es un libro para amar a los árboles, de lectura amena, no tan solo porque está escrito de una forma llana y franca, con una voz sencilla y llena de cariño por estos seres, voz que se ve acompañada por la de otros autores que en sus obras han dado a los árboles vida literaria, sino porque está lleno de vida y curiosidades donde se aúnan naturaleza, literatura, mitología, historia, costumbres y leyendas en torno a cada uno de los árboles más comunes. Ahora, Elam editores acaba de publicar la edición ampliada de El alma de los árboles. Una edición que dobla el tamaño de la anterior e incluye nuevas acuarelas.

Han pasado tres años desde que salió a la luz la primera edición de este libro. Tres años en la vida de cualquier árbol no significa apenas nada, sin embargo han sido muy importantes en la vida del planeta. En estos tres años han saltado varias alarmas y los términos de cambio climático y sostenibilidadse escuchan a diario cientos de veces. En realidad todo esto es algo que ya venían denunciando hace varias décadas grupos ecologistas, pero ahora ha pasado al ruedo político y figura entre las preocupaciones de los ciudadanos, que asisten al bombardeo de noticias negativas con gesto resignado y mirada de impotencia, como mudos espectadores que ven, sin actuar, la escena que se representa ante ellos. Sin embargo, como decía Edmund Burke no hay mayor error que el no hacer nada porque solo se podía hacer poco. El primer paso para asegurar nuestro futuro es conocer y amar la Naturaleza, porque aquello que no se conoce, permanece ajeno y no se protege. Este es principal objetivo de este libro, amar a nuestra pródiga Naturaleza, para sentirla como algo propio.

A veces resulta difícil determinar quien influye más en quien, si el autor sobre la obra o es la obra que, de algún modo, se emancipa y empuja al autor a que siga desarrollándola. Confieso que este es mi caso, me he dejado seducir por el alma de los árboles, el embrujo de los bosques y la fascinación por la naturaleza, que me ha llevado a mí y a mi familia a recorrer hermosos paisajes, a los cuales les debo mis horas más gratas. En este tiempo se han sucedido a ritmo creciente conferencias, artículos en revistas y participaciones en programas de radio en los que he disfrutado hablando de los árboles.

Esta nueva edición ampliada lleva el subtítulo de más árboles, más alma. Se incluyen nuevos capítulos dedicados a árboles tan significativos como las hayas y los tejos, tan singulares como el drago y tan afincados en la cultura popular como el enebro y la sabina. Por otro lado, los árboles que ya estaban plantados en el libro han crecido, como propios seres vivos, les han salido nuevas ramas que se han visto enriquecidas con nuevas acuarelas y más evocadoras imágenes poéticas. Para conseguir un desarrollo armónico, cada capítulo ha seguido aumentando sus propias raíces en busca de mayores y más profundas relaciones entre el árbol, el paisaje y el hombre.

Comentando con los lectores, he creído conveniente incluir una guía concisa para identificar los árboles tratados. Es lamentable que cualquier habitante de nuestras ciudades pueda distinguir y reconocer muchos modelos de coches distintos y en cambio tenga serias dificultades si desea nombrar los árboles más comunes. Creo que, al menos, esta estremecedora realidad debería hacer reflexionar sobre los planes educativos y retomar las ideas de Francisco Giner de los Ríos que incluía el amor a la Naturaleza y al paisaje como base de su sistema de enseñanza. Unas ideas que florecieron en las mejores generaciones de poetas y pensadores que en España hubo en muchos siglos.

Les deseo una feliz lectura; y si es posible, a la sombra de un frondoso árbol.

Miguel Herrero Uceda

Prologo del libro El alma de los árboles

Salón de Grados de la Facultad de Biología

Universidad Complutense de Madrid

Titulo: El alma de los árboles



Autor: Miguel Herrero Uceda

Tamaño: 30 x 21 cm


ISBN: 978-84-936585-0-2

Páginas: 436


Editorial: Elam Editores

P.V.P.: 29,50 euros


Presentación: Encuadernado en tela con sobrecubierta

Ilustraciones: 40 acuarelas a toda página de Antonio José Herrero Uceda

Incluye una guía concisa de identificación de árboles

www.huingenieros.com/alma

jueves, 25 de septiembre de 2008

Próximamente

“A lo largo de la última década, los movimientos ecologistas ganaron credibilidad a medida que la ciencia fue demostrando que sus argumentos se traducían en hechos indiscutibles.”

(Boaventura de Sousa Santos)

28 de este mes de septiembre.-

Día de vivero. Llevar comida.

Días 18 y 19 de octubre.-

Los encuentros de todos. Necesitamos confirmar asistencia, por el albergue. (El programa en el adjunto)

Día 25 de octubre.-

Día de vivero.

Días 2 y 9 de noviembre.-

Salidas a recoger semillas.

Revolotea y vuela, imita al hermano arrendajo, recolecta y deja, pórtalas a los pies del ARBA, para entretenernos en las tardes de invierno, nacer en primavera, pasar el estío y salir del tiesto con las lluvias del siguiente otoño-invierno. Recuerda deja nombre y procedencia, para no equivocar naturaleza.

En lenguaje llano:

Que tu organización (ARBA) necesita semillas para tener plantas el año que viene. Que en el envase donde las recojas pongas la especie y lugar de recogida, y que arba no se quejará si estas vienen del Norte, Sur, Este u Oeste de la Comunidad de Madrid o zonas limítrofes. Sencillo, verdad.

Hay otras muchas más cosas que se están preparando y que las podéis ver en nuestra web: www.arba-s,org

viernes, 19 de septiembre de 2008

miércoles, 3 de septiembre de 2008

Recuperando espacios perdidos